La pandemia ha demostrado que en las residencias hacer aislamientos se antoja difícil, por no decir, imposible, y ha dejado en situación crítica a muchos centros de mayores y ha llevado al sector a replantearse el futuro del modelo asistencial.

Como alternativa al sistema de residencias es la atención domiciliaria para mayores dependientes. Si hay confinamiento, pues donde mejor que en tu propio domicilio.

Esta alternativa a las residencias permite vivir de forma autónoma, mantener la independencia y la intimidad, pero con garantías asistenciales.

El servicio de asistencia a domicilio es una opción menos conocida que las residencias. Y ello pese a las diferencias económicas entre ambos modelos. Como ejemplo algunos precios de referencia: superiores 2.500 euros mensuales en  residencias privadas,  ó 2.000 euros mensuales en el caso de residencias públicas frente a los 1.600 euros al mes de la asistencia domiciliaria, con la ventaja principal de que el mayor se encuentra en su domicilio, en su entorno conocido, rodeado de los suyos y con una asistencia personalizada y atendido en todo momento.

Cuando se conoce este tipo de servicios  son muchos los que lo quieren y hay empresas como Cuidasana que se encargan de todo para que los mayores estén perfectamente atendidos en su domicilio. Estos servicios los  tenemos a la vuelta de la esquina.

Durante la pandemia se ha dado la paradoja de que en las residencias había 17 modelos distintos. En el servicio a domicilio el único modelo válido es el que elige el usuario, él es quien decide que tipo de servicio debe recibir, y lo más importante, cuando debe acudir al medico.

Los beneficios de la Asistencia Domiciliaria

El servicio de atención a domicilio para personas mayores en Valencia,  es una alternativa de cuidado personalizado en la que se respeta la independencia del usuario, sus hábitos y su entorno en general. Pero además garantiza tranquilidad y seguridad tanto a ellos como a las familias.

Entre las ventajas de estos servicios de atención de mayores a domicilio están:

Comodidad y tranquilidad para las familias

El cuidado a domicilio permite tener un mayor acceso de los familiares para visitar a sus seres queridos. No existen horarios rígidos, salvo el del propio usuario.

Independencia y libertad 

La persona que recibe los cuidados en su domicilio no tiene restricciones de horario, ni de movimiento, ni de comidas… Se organiza como siempre lo ha hecho, manteniendo sus costumbres y hábitos. Su casa, sus reglas.

Mayor higiene personal

Con la ayuda a domicilio el usuario  puede mantener una buena higiene personal sin horarios, cuando lo necesite y lo requiera.

Disminución de los riesgos asociados a vivir en colectividades cerradas

Evitar contagios de enfermedades respiratorias, enfermedades gastrointestinales.

Entorno personal: como en tu propia casa en ningún lugar

Nada mejor que envejecer en casa, en un entorno conocido, el mayor que recibe el cuidado en su hogar disfruta de su propio entorno y sus propias reglas, todo esto repercute en su salud mental y en la mejora/conservación de su estado psicomotriz.

Control más riguroso de la medicación

Al tener un cuidado personalizado se facilita Un control más riguroso de que se tome la medicación que le corresponde.

Para más información entre en  www.cuidasana.com o llame al 625 048 671