La atención y el cuidado de las personas mayores

Los expertos aseguran que los mayores deben permanecer en sus casas hasta que puedan pero para ello es necesario que haya una infraestructura de apoyo. Todos los  estudios apuntan a que la mayoría de los mayores prefieren envejecer en casa. Para esos casos, en quién depositar la confianza en el cuidado de nuestros mayores y dependientes es una preocupación para muchas familias.  Sin embargo, cualquier duda se despeja al conocer los servicios que ofrece una empresa especializada en cuidado y atención de mayores en su domicilio como puede ser Cuidasana. Se trata de  una empresa especializada en ayuda a domicilio, que garantiza que los mayores y dependientes reciban cuidados y atención en casa o en el hospital, adaptándose siempre a las necesidades de cada caso. Asimismo, una de las principales ventajas que ofrece esta idea de negocio es que los usuarios se olvidan de contrataciones, trámites con la  Seguridad Social, vacaciones,… porque la empresa es quien gestiona todo. El cliente solo tiene que contratarnos y nosotros nos ocupamos de todo. Aportamos un servicio integral y profesional. Entre los valores añadidos de Cuidasana destaca la empatía con los usuarios, la calidad y la profesionalidad como empresa, ya que para nosotros cada usuario es único y se  trata cada caso de una manera  personalizada. Es por ello por lo que ofrecemos un gran abanico de servicios,  desde servicios de 24 horas al día, todos los días del año, personal en régimen de externa, por horas, atención por las noches, etc,… Garantizamos que  el cuidado de tus seres queridos esté siempre en las mejores manos. 

Con un servicio de atención a domicilio los cuidados son acordes al  nivel de exigencia nuestro y de nuestros clientes, por ello ofrecemos  desde el cuidado de personas mayores, ayudas en la tareas de la casa, limpieza,  cocina, control de la medicación,  acompañamientos a consultas médicas,  acompañamientos hospitalarios y paseos en residencias,…

Con un cuidador/a acompañando a los ancianos en su domicilio, la familia tendrá la tranquilidad de que están siempre atendidos, y que siempre habrá alguien al tanto de las necesidades que puedan ir surgiendo con el paso de los años, controlando que lleven una alimentación adecuada y equilibrada, o en otros aspecto como son por ejemplo evitando los cambios de temperatura bruscos en casa, y manteniendo el interior del hogar en una temperatura estable y templada, ya que los ambientes muy fríos o calurosos también son perjudiciales para la salud de los mayores. Otro aspecto muy importante, y que no hay que descuidar es el de la necesidad de socializar, es una de las necesidades básicas del ser  humano, que tiene innumerables beneficios en todas las etapas de la vida, y por supuesto, es algo de especial importancia en la vejez, donde la interacción con hijos y nietos ayuda a mantener la mente sana y mejorar el autoestima, además de hacerlos sentir más integrados en la sociedad, cuando estos no están presentes, el que haya siempre alguien haciéndoles compañía, conversando con ellos,  es de vital importancia. Reforzar el vínculo afectivo y contribuye a un envejecimiento positivo, por lo que la atención a domicilio también resulta conveniente por ayudarles a mantener una presencia activa en la dinámica familiar.

Servicio de acompañamiento en hospitales

El servicio  de Acompañamiento en hospitales, va destinado a contrarrestar la soledad de las personas enfermas de los hospitales y al mismo tiempo, dar apoyo psicológico y emocional, tanto a ellos como a sus familiares. A través de este servicio  conseguimos mejorar la calidad de vida y el estado de ánimo de las personas afectadas por enfermedades diversas y de sus familiares. El objetivo principal es facilitar la estancia hospitalaria previniendo posibles enfermedades psicosomáticas y la sensación de soledad.

Entre las actividades desarrolladas se encuentran:

  • Acompañar a personas enfermas mayores solas en estancias tanto de corta como de  larga duración.
  • Ofrecer a la familia un descanso sabiendo que sus seres queridos están en todo momento acompañados. 
  • Ofrecer apoyo emocional a los enfermos y sus familiares.

A menudo sucede que el nivel de implicación con una persona mientras se encuentra hospitalizada es tanto, sobre todo si la persona  que tenemos a cargo, es algún familiar, que podemos llegar a olvidarnos de nosotros mismos, debido a que no contamos con la ayuda de un profesional para hacer más llevadera dicha responsabilidad. Teniendo la mayoría de las veces  que  renunciar a trabajos, horas de descanso, una modificación de la rutina diaria, que si no se diera sería imposible hacerse cargo del paciente.

Para estas situaciones, surge el servicio de Acompañamiento en hospitales, que trata de ayudar, en la medida de lo posible, en todo este tipo de incomodidades que puede originarnos tener familiares  en el hospital durante el tiempo que sea necesario. A través del servicio de asistencia hospitalaria lo que se pretende es ofrecer a los familiares la posibilidad de relajarse y descansar. En estas situaciones es muy habitual un alto grado de ansiedad y preocupación. Conciliar el acompañamiento en el hospital con nuestra vida personal es una tarea difícil que genera situaciones de elevado estrés en el entorno familiar La ayuda en el hospital aporta un desahogo  a la familia de la persona enferma y una seguridad de contar con alguien que va a estar con el enfermo el tiempo que precise, bien durante horas, días, noches o lo que fuera necesario, dedicándose exclusivamente a la persona hospitalizada. Proporcionándole todos los servicios que necesite desde, cambios posturales, ayuda con la comidas, conversación,… El acompañante aportará su experiencia para que tanto la familia como el enfermo tengan la absoluta tranquilidad de estar en buenas manos.

Como se puede ver, son muchas las ventajas que el acompañamiento hospitalario aporta tanto a las personas mayores como a los familiares de estas, las podemos resumir en:

  • La compañía: que los mayores se sientan acompañados, por alguien que no solo les atiende sino que también les escucha es un valor añadido, lo que se traduce en que estén mejor cuidados.
  • Tranquilidad para los familiares: ventaja fundamental que nuestros mayores estén en las mejores manos y bien atendidos tanto para  nuestro descanso, como para el bienestar de la persona enferma.
  • Personal cualificado y capacitado, con la experiencia necesaria para detectar las necesidades de la persona mayor, ya que hay enfermedades duras como por ejemplo: alzhéimer, donde las familiares pierdan la paciencia al enfrentarse a esta nueva enfermedad, la cual no entienden o no saben cómo manejar.
  • Todas las necesidades cubiertas. Las obligaciones diarias, las familias y el trabajo hacen que no siempre podamos encargarnos de los mayores. Además de atender a los ancianos, también nos ayudarán a nosotros.

En cuanto a los tipos de acompañamientos en hospitales podemos decir que hay dos tipos:

–          Acompañamiento nocturno: Acompañamiento nocturno cuando la familia no puede estar ahí para pasar la noche con la persona enferma y resulta esencial, tener siempre a alguien haciendo compañía al familiar y listo para avisar al equipo profesional de enfermeras del hospital, en cualquier instante o momento que el enfermo necesite una atención inmediata.

–          Acompañamiento diurno: A cargo de un auxiliar, el acompañamiento diurno consiste en estar durante el día con el enfermo cuando la familia debe atender otras obligaciones. Tener siempre a alguien haciendo compañía al familiar y listo para avisar al equipo profesional de enfermeras del hospital, dando un respiro a los familiares para que puedan dedicarse a sus responsabilidades.

“En definitiva, el acompañamiento hospitalario constituye una necesidad para muchas personas que se ven obligadas a permanecer ingresadas en un hospital. El objetivo principal es hacer  que su estancia sea más llevadera, ayudando tanto  a la familia  como a la persona hospitalizada, evitando en esta la sensación de soledad. Contar con personal de confianza y con experiencia previa,  mejora la calidad de vida y el estado de ánimo tanto del enfermo, como de sus familiares.”

También se da la circunstancia, que en muchos casos el familiar hospitalizado presenta necesidades especiales, como es el caso de los enfermos de Alzheimer. El cansancio provocado por las noches sin dormir provoca en el familiar situaciones de estrés que hacen perder la paciencia por no saber entender la enfermedad. La calidad de los profesionales y su experiencia junto el trato amable y cercano es un valor diferencial para ayudar en este tipo de situaciones.

En Cuidasana contamos con un servicio profesional de tanto de cuidado de mayores a domicilio, como de acompañamiento en hospitales y cuidadores de enfermos en hospitales. Adaptamos el precio y los servicios a las necesidades de cada paciente para que no te preocupes por nada.

¿Cómo Prevenir la pérdida de memoria y el Alzheimer?


El Alzheimer es una enfermedad del cerebro que afecta en gran medida la memoria y la capacidad normal de pensar y de actuar, y cuya gravedad tiende a empeorar con el tiempo.

Se ha catalogado como la causa más frecuente de demencia en todo el mundo, afectando entre el 60% y 80% de los casos registrados, y aunque sus síntomas pueden variar, existe una discapacidad típica en las personas que presentan Alzheimer, la cual corresponde a la pérdida de memoria, un problema que dificulta que los pacientes diagnosticados con esta enfermedad sean capaces de realizar las labores habituales del hogar y del trabajo, e incluso les impide deleitarse con pasatiempos o placeres permanentes.

De igual forma, esta enfermedad puede ocasionar confusión en quien la padece, haciendo que extravíe objetos y se pierda con facilidad, incluso en lugares conocidos, o que presente fallas en el lenguaje.

Si bien es cierto que no existe una forma específica de prevenir la aparición del Alzheimer, algunos estudios concluyen que las mismas medidas recomendadas para cuidar la salud del corazón pueden disminuir en cierto grado el riesgo de padecer Alzheimer, y en realidad parece tener mucho sentido, dado que el cerebro toma de los vasos sanguíneos todos los nutrientes que necesita para su correcto funcionamiento, y el corazón es el encargado de bombear la sangre hacia el cerebro, a través de la red de vasos sanguíneos.

Por esta razón, resulta fundamental que las personas se esfuercen por cuidar su peso, controlar su presión arterial, y mantener sus niveles de colesterol y de azúcar en sangre dentro de los límites recomendados para así evitar dar rienda suelta a problemas del corazón o derrames cerebrales.

A continuación hablaremos acerca de algunas medidas que pueden ponerse en práctica para mejorar la salud física y mental, las cuales pueden resultar de gran ayuda en la lucha contra el Alzheimer.

  1. Seguir un régimen de alimentación balanceado y nutritivo, de índice glicémico bajo. Para ello se recomienda incluir alimentos ricos en antioxidantes y vitaminas de los grupos C, D y E, así como aquellos altos en ácidos grasos omega 3. Es muy importante controlar la ingesta de azúcares, ya que algunos estudios han revelado que niveles altos de glucosa en sangre y de insulina pueden ocasionar daños cerebrales y conducir al desarrollo del Alzheimer.
  2. Realizar alguna actividad física frecuentemente y mantener un peso saludable. El ejercicio realizado de manera periódica puede ayudar a reforzar el sistema inmunológico y a controlar la presión arterial, así como a mejorar el funcionamiento del cerebro. Por otra parte, el control de peso puede reducir los procesos inflamatorios del cuerpo y evitar que se desarrolle otro tipo de enfermedades.
  3. Cuidar los niveles de colesterol y controlar la presión arterial, dado que las enfermedades cardiovasculares pueden conducir a la aparición del Alzheimer.
  4. Evitar el cigarrillo. Se ha revelado que las toxinas emanadas del cigarrillo pueden incrementar el riesgo de contraer varias enfermedades, e incluso puede afectar el funcionamiento del corazón.
  5. Dormir lo suficiente. La falta de sueño se ha conectado con el deterioro leve de las capacidades cognitivas y con la pérdida de memoria, por esta razón se recomienda dormir al menos entre 7 u 8 horas diariamente.
  6. Aprender a controlar el estrés y evitar en la medida de lo posible aquellas situaciones que lo desencadenen.
  7. Realizarse controles médicos periódicos con profesionales en el área de la salud. De esta manera será posible determinar con mayor facilidad si hay algo que no esté funcionando como debería y se recetarán las medidas y medicamentos adecuados para evitar que el problema persista o empeore.
  8. Ejercitar la mente. Estimular la mente a través de actividades puede ayudar a mejorar la memoria y a mantener la mente activa.
  9. Relacionarse con otros. Mantener una vida social activa puede disminuir el riesgo de padecer demencia. Realizar voluntariado y colaborar en las actividades comunitarias pueden ser algunas opciones.
  10. Buscar y leer constantemente información actualizada sobre otras medidas preventivas del Alzheimer

En Cuidasana contamos con un servicio profesional de tanto de cuidado de mayores a domicilio, como de acompañamiento en hospitales y cuidadores de enfermos en hospitales. Adaptamos el precio y los servicios a las necesidades de cada paciente para que no se preocupe por nada

Fuente: TuGimnasiaCerebral