Nuestros mayores se merecen todos los cuidados y protección que podamos brindarles. En ocasiones, no tenemos el tiempo necesario, ni los conocimientos para poder cuidarlos de la forma adecuada. En ese caso lo mejor es recurrir a una empresa de cuidado de ancianos a domicilio, puesto que nos ayudarán con nuestros mayores sin que ellos necesiten desplazarse.

No hay que confiarse, el virus sigue circulando y no hay que bajar la guardia. De hecho, la comunidad científica está alertando de un posible rebrote a partir del próximo mes de octubre y baraja, como el peor de los escenarios, que el pico máximo de la pandemia en esa nueva fase se alargue hasta abril del año que viene. 

Desgraciadamente todos hemos sido testigos de las situaciones tan dolorosas que se han dado en las residencias durante esta crisis. Según la prensa se estima en 19.400 ancianos muertos por Covid-19 o síntomas compatibles. Desde el inicio de la pandemia las residencias de ancianos se convirtieron en uno de los principales focos de la pandemia de este coronavirus, su personal se vio sobrepasado, sin recursos para la atención médica en los centros. Por esta razón los mayores y sus familias optan cada vez más por recibir asistencia social en sus propios domicilios, en lugar de ingresar en residencias de ancianos.

Por suerte, es posible encontrar profesionales que acudan a domicilio a prestar los cuidados necesarios a los ancianos. De esta manera, ellos se encontrarán más felices y colaborativos, al tiempo que nos da la oportunidad de tratarlos con el respeto que merecen, y de cuidarlos con los mejores medios.

¿Qué nos puede aportar una empresa de asistencia a domicilio? Las empresas que se dedican al cuidado de ancianos a domicilio nos garantizan una asistencia profesional, puesto que cuentan en su equipo con los profesionales debidamente cualificados para hacerse cargo de las personas mayores. Cada anciano es una persona con necesidades diferentes y particulares, ya sea por su estado físico y/o psíquico, por la medicación que necesita tomar, o los cuidados especiales que requiera, ningún anciano es igual a otro, a fin de cuentas, los seres humanos somos todos diferentes y únicos.
Una buena empresa de asistencia a domicilio nos facilita todo lo que la persona mayor necesita para su bienestar. Ya sea que se necesite un cuidador o cuidadora las veinticuatro horas, o sólo en algunos momentos del día, cada caso ha de ser estudiado para ofrecer el mejor servicio.

Dentro de las múltiples funciones que un cuidador o cuidadora puede desarrollar, tiene que ser capaz de llevar a cabo desde las tareas más básicas, hasta las más delicadas. Una buena empresa de asistencia tiene que poder realizar las tareas cotidianas, el aseo personal, hacerse cargo de la medicación, ayudar a los ancianos a mantenerse activos, hacer curas básicas, preparar comidas saludables, hacer recados y compras, y por supuesto ofrecerles compañía. 

En este sentido, contar con una empresa de cuidado de ancianos a domicilio, es la mejor opción si queremos ofrecer unas buenas condiciones de vida a nuestros mayores. Por ello, a la hora de escoger a la empresa adecuada, debemos contar con las garantías que nos aseguren que sus servicios serán los más adecuados. En Cuidasana, le garantizamos que estará en las mejores manos.

Deja una respuesta