Algunas opciones, como llevar a tus seres queridos a un centro de atención residencial, requieren hacer grandes cambios en el estilo de vida.

Es por eso que, para muchas familias, un servicio de interna para el cuidado de mayores es la mejor solución, ya que les permite a sus seres queridos quedarse en la comodidad de su hogar y seguir viviendo como están acostumbrados.

La verdad es que son muchas, pero aquí vamos  a destacar 7 de ellas, que te ayudarán a salir de dudas y a tener más clara la decisión a tomar.

www.cuidasana.com

1. Comodidad

El principal beneficio de contar con trabajadoras en régimen de interna  para la atención de mayores es que tu ser querido puede permanecer en el lugar que le resulte más cómodo y familiar. Pueden dormir en su propia cama, usar su propio baño y continuar sus rutinas diarias.

Estar en un entorno familiar puede ser especialmente beneficioso para quienes padecen de afecciones progresivas que afectan la memoria, como la demencia o el alzheimer.

2. Atención personalizada

En lugar de ajustarse a los horarios y las rutinas de una residencia, con este servicio podrá adaptarse a las necesidades de tu familia. Ya sea que tu ser querido solo necesite asistencia durante unas pocas horas al día, o que requiera cuidados a tiempo completo, la atención domiciliaria es flexible y se adapta a lo que es mejor para cada cliente.

3. Recuperación más rápida

Investigaciones muestran que los pacientes se recuperan de cirugías y enfermedades más rápido y con más éxito en la comodidad de su propio hogar. También tienen un menor riesgo de desarrollar una infección por la exposición a gérmenes en un centro médico y tienen menos reingresos hospitalarios.

4. Atención personalizada

El trato exclusivo de la atención domiciliaria permite que tu ser querido sea el enfoque principal del cuidador. Su trabajo es proporcionar un nivel de atención y cuidado que garantice que tu ser querido esté seguro y cómodo.

Debido a que una cuidadora en el hogar generalmente atiende a un solo cliente, sus necesidades se satisfacen mucho más rápido que en un establecimiento residencial.

5. Rentabilidad

El coste del servicio está en función de las necesidades de cada usuario, y siempre está muy por debajo de las tarifas de las residencias. 

6. Tranquilidad

No tendrás que preocuparte de que tu ser querido esté solo y se caiga o se lesione mientras realiza actividades diarias, como ducharse, por ejemplo.  En su lugar podrás descansar tranquilo sabiendo que están siendo bien atendidos.

7. Compañerismo

Las personas mayores que viven solas a menudo experimentan aislamiento social y sentimientos de soledad que pueden llevar a una disminución de la salud. Contar con la ayuda de una cuidadora en su domicilio le brinda a tu ser querido un rostro familiar, una conversación amistosa y una conexión humana significativa, todo lo cual puede tener un gran impacto en la salud y el bienestar general.

Fuente: Estrella digital 

Deja una respuesta