En los últimos meses se ha detectado una necesidad en aumento en cuanto a cuidados a domicilio y es que quedarse en casa reduce el riesgo de contagio de nuestros mayores. Las agencias de cuidados a domicilio, se han consolidado como la opción de menos riesgo. Inmersos en el proceso de encontrar una vacuna para la Covid-19, a día de hoy no hay mejor protección para las personas mayores que limitar, en todo lo posible, el contacto con otras personas. Los numerosos casos de pacientes con coronavirus en las residencias de mayores han llevado a las familias a buscar alternativas más seguras, ya que el riesgo más alto se da cuando se tiene contacto cercano con varias personas y, en el caso de las residencias, es muy difícil de evitar.

Ante esta situación, la asistencia a domicilio se ha convertido en una de las opciones más buscadas por las familias, ya que se presenta como una apuesta de seguridad frente a la Covid-19, teniendo en cuenta que las personas mayores son el grupo más vulnerable y a la vez, el más afectado en esta crisis sanitaria.

Con ello, podemos asegurar que el hogar es siempre el «mejor sitio» para que los mayores puedan pasar su vida, para lo  que hay que adaptar los domicilios a las necesidades de los mismos. Un aspecto fundamental en los mayores,  es el de mantener la autonomía, intentar, aunque sea con supervisión, que la persona mayor se desenvuelva de la manera más autónoma posible.

La asistencia a domicilio es la opción más segura actualmente para cuidar de las personas mayores, pero evidentemente hay que seguir una serie de normas para evitar contagios entre la persona cuidada y el cuidador. 

Entre las medidas que hay que extremar se encuentran las más habituales, como el lavado habitual de manos y el uso continuo de la mascarilla, y además otras a tener muy en cuenta para evitar contagios en un domicilio, como ventilar la casa, mantener distancia siempre que sea posible, cambio diario de ropa o dejar el calzado de la calle en la entrada cuando se llega al domicilio. 

El control de síntomas es esencial para descubrir si una persona puede estar enferma. Los cuidadores de personas mayores deben estar atentos a cualquier síntoma, tanto de la persona a la que se cuida, como de ellos mismos. Si es el cuidador quien presenta síntomas o ha estado en contacto con algún caso positivo debe avisar inmediatamente, y Cuidasana procederá a la sustitución del cuidador. Si es la persona cuidada la que presenta los síntomas, el cuidador deberá llamar a los servicios médicos y avisar a la familia, ya que no se puede poner en riesgo la salud del cuidador. 

La importancia del cuidador profesional

Empresas especializadas en la atención de mayores a domicilio, como Cuidasana, han sabido ver las dificultades que supone para las familias encontrar un cuidador de confianza, que cumpla con los requisitos y necesidades de la persona. En Cuidasana nos hemos especializado en dar este servicio de acompañamiento y ayuda a domicilio a quien más lo necesita, nos avalan años de experiencia en el sector. Para ello, lo primero  y fundamental es 

conocer las necesidades de las familias y mucho más de los mayores que precisan atención profesional especializada. Se trata con ello de ofrecer un servicio personalizado y adaptado a sus necesidades. Es por ello que la empresa de cuidados brinda un servicio integral que incluye una amplia red de cuidadores/as profesionales que pasan un detallado proceso de selección y a los que se les exigen experiencia y referencias válidas. Después de la valoración de la persona a la que cuidar, se busca el cuidador o cuidadora ideal, quien mejor encaje con las necesidades y carácter de la familia. Una vez encontrado el cuidador, Cuidasana se encarga de todos los trámites, elabora el contrato del cuidador y gestiona el alta en la Seguridad Social, hace un seguimiento asistencial continuado a las familias con un trato personalizado, tiene un servicio de sustitución de cuidadores. En una empresa de cuidado de mayores a domicilio, como Cuidasana,  nos aseguramos que nuestros clientes cuando  se han decidido por la contratación de una persona, su experiencia sea la más satisfactoria  y sin arriesgarse a tener malas experiencias. 

Servicios que ofrecen los cuidadores a domicilio de mayores 

Los cuidadores ayudan a los mayores a recuperar y mantener, en la medida de lo posible, su autonomía e independencia, facilitando su día a día en tareas tan necesarias como la higiene personal, acostarse y levantarse o vestirse. Se trata de profesionales que velan por la seguridad y el buen estado de salud de los mayores en todo momento: los acompañan al médico, controlan que sigan todas sus indicaciones y aplican curas básicas en caso de necesidad. 

Los cuidadores de Cuidasana también ayudan a las personas mayores a mantener su hogar limpio, además de dar soporte en la realización de otras tareas cotidianas. Las necesidades básicas como la alimentación también están cubiertas. Se garantiza, por lo tanto, preparación de comidas con un buen equilibrio nutricional y ayuda para comer, para mantener un buen estado de salud. En el proceso de selección de estos cuidadores, el cariño, la pasión, la confianza, la profesionalidad, la empatía y la vocación para ayudar a los demás son factores indispensables que Cuidasana tiene en cuenta para su equipo. De hecho, uno de los principales problemas que la empresa quiere combatir es la soledad y lo hace mediante la compañía, el ocio y el apoyo en lo que el mayor necesita. Otro aspecto muy importante a tener en cuenta es que la actividad física moderada puede mejorar la salud física y cognitiva de los mayores. Profesionales médicos  han recomendado que los mayores se mantengan activos e incorporen el ejercicio a su rutina diaria, para gozar de una buena salud tanto física como mental, así como prevenir el riesgo de caídas, los cuidadores estimulan a las personas mayores con actividades físicas y cognitivas adaptadas a las necesidades de cada persona.

Cuando hablamos del cuidado de mayores a domicilio, es obligado hablar de la calidad de vida, que en definitiva es lo que se busca. En Cuidasana, somos  conscientes de  que la mayoría de las personas mayores prefieren vivir de forma independiente en vez de vivir con sus hijos.

Esta realidad se debe asumir por cada una de las partes. Por parte de los mayores, debe hacérseles ver que el cuidador o cuidadora es la persona que va a proporcionarle ayuda de forma que sienta que sus necesidades físicas, sociales y afectivas estén resueltas.

En Cuidasana contamos con un servicio profesional de tanto de cuidado de mayores a domicilio, como de acompañamiento en hospitales y cuidadores de enfermos en hospitales. Adaptamos el precio y los servicios a las necesidades de cada paciente para que no se preocupe por nada.

Acceda a todos los servicios que ofrece Cuidasana con un simple click o llamando al 625 048 671

Deja una respuesta